martes, noviembre 28, 2006

De repente, las hojas...


... un día de la semana pasada, ya doradas, cayeron de golpe y alfombraron la ciudad.



Un día después, yo seguía caminando sobre ellas en manga corta.



Este tiempo es de locos. Ayer encendieron las luces de Navidad (¡hey!, el 27 de noviembre), y el abrigo sigue bien cerradito en el armario. Camiseta y tejana; esta, útil sólo a primera hora de la mañana y tras la puesta de sol.



Cambio climático (yo estoy seguro al 99%), mero veranillo de san Martín holgado o nueva glaciación, la verdad es que el tiempo, hoy, descoloca.



Por otra parte, me permitió salir a pasear el domingo pasado y tomar unas hermosas instantáneas del linde de Collserola con mi barrio.












powered by performancing firefox

3 comentarios:

Errantus dijo...

Hermosas fotos Alex. Para morirse de la envidia con tu descripción del clima, que acá el invierno se nos ha adelantado por 3 meses.

Saludos.

César dijo...

Alex: acabo de ver en mi blog tu comentario sobre enviarme un privado (no sé cuándo lo escribiste). Bueno, claro que puedes, por supuesto.

puagh dijo...

Como a tanta gente, a mi, me deprime el otoño. Veo esas fotos y pienso: qué pena, en lugar de decir: qué fotos más bonitas.

El frío ya, más que tristeza, me produce cabreo. Odio el frío, no aguanto levantarme y pasar frío. Y eso que soy bastante friolero.

Aún así, no "desesperes", todavía queda todo el invierno para tiritar y usar los abrigos.