lunes, agosto 07, 2006

... y en la Tierra, fuego

Iluso de mí: mientras estaba apretando los tornillos de una bandeja de documentos, pensaba que el olor de barbacoa procedía de alguno de los dúplex de la planta baja, debajo de nuestro piso, o de algunas de las casas de enfrente de nuestra calle.

Y cuando me giro, veo una columna de fuego alzándose tras los árboles.

Enseguida he llamado al 112, por si acaso, y ya habían dado el aviso a los bomberos. Por lo visto, el fuego se ha originado en las estribaciones de Horta, en la parte sur de Collserola.

Ha habido un momento, a eso de las 14:45, que el viento ha arrastrado la columna hasta mi barrio y un manto amarillo sucio ha nublado la visibilidad. El olor a madera quemada se ha hecho más intenso, y las cenizas han empezado a colarse por las ventanas (ahora mismo veo algunas sobre el teclado negro de la torre). Hemos tenido que cerrar las puertas, a pesar del calor de agosto.

Espero, deseo que no sean más que rastrojos, que no se extienda más allá de lo que sería un susto, que no afecte al parque, que no provoque una catástrofe.

Claro que, si tenemos en cuenta algunos proyectos polémicos que pretenden hendir el Parque, y la resistencia generada... Llamadme malpensado si queréis, pero ¿cuántos de aquí conocen urbanizaciones levantadas en terreno forestal que, casualmente, se quemó?

Seguiremos informando.

Actualización 15:40h: apenas unas hebras de humo blanquecino asoman por encima de los árboles. Mientras, en la web de Catalunya Informació, leo la noticia de que el fuego está controlado y que lo ha originado una chispa provocada por un accidente de tránsito en la carretera de Horta. Sí, he sido malpensado y he cometido un juicio precipitado... Pero mejor no dar ideas :)

8 comentarios:

Juanma dijo...

Mirándolo por el lado bueno: Podemos comunicarnos mediante señales de humo, tú en Cerdanyola y yo en Barcelona.
:-)

Cristina dijo...

Vale, y yo me voy a Navata o a Llers, que me pilla cerquita de casa y últimamente está un poco humeante...y nos comunicamos vía fogatas en plan la escena de 'Las dos torres' con esas torres (valga la redundancia) de señales de fuego en lo alto de montañas...

Juanma dijo...

...y terminamos arrojando el Anillo Único en cualquier socavón de las obras del metro de la Meridiana.
;-)

:-***********

Cristina dijo...

¡¡Nooooooo!! essshhhhh mííííííííoooo...
Suciosss hobbitsss no nosh lo quitaráááááán...

:P

Juanma dijo...

¡¡Mi teshorooooooooooooo!!
:-)))))))))))
:-************

Cristina dijo...

Y la foto de Álex no es en realidad de la luna, ¡es el gran ojo! ¡¡Álex es Sauron!!

Suciosss, suciosss, todosss suciosss...pobre Crismeagol...

Álex Vidal dijo...

Sí, sí, Sauron, también conocido tras la adaptación cinematográfica como el Chocho de Fuego, ¡ay!, quería decir Ojo de Fuego. Vaya cunnilingus, digooo, lapsus linguae el mío :D

Juanma y Cristina dijo...

Es que la única manera de atraer a Frodo hacia Mordor era mediante vagas promesas de cunnilingus y orgasmos flamígeros. Veamos los indicios...
El hecho de quitarse y ponerse el anillo (un agujerito, y dentro-fuera-dentro-fuera) tiene connotaciones fálicas harto evidentes. El encuentro con Galadriel es una metáfora bastante torpe de la primera vez. El pajillero que por primera vez se encuentra con una mujer-mujer. La figura de Sam es realmente ambigua, así como la relación entre Pippin y Merry. Por no mencionar la invisibilidad de Frodo… Si eso no es voyeurismo…
Y, por encima de todo, el Ojo de Sauron, con esa forma tan.. tan… lúbrica. Y Frodo que pierde el autocontrol a medida que se acerca a Mordor, hasta que al final se deja llevar.

En realidad, el libro narra el rito de iniciación de Frodo a la sexualidad. Es un momento Axe de mil quinientas páginas (o doce horas, si hablamos de la película).

[entre la imaginación de Juanma y las clases de Cristina con Rodrigo Andrés, el tema da de sí...]