domingo, mayo 18, 2008

Juego de tronos: el placer de la lectura

Que no me ponga a pontificar, me dice spaceface. Ya sabe que no es lo mío: yo soy más de razonar, de exponer argumentos, de no dar nunca frases lapidarias.


Juego de tronos es un libro in-dis-pen-sa-ble. Una obra maestra. Y si no lo es, es una obra maestra del entretenimiento más adictivo.

Ya, os diréis que qué credibilidad puedo tener, teniendo cierto interés en que la obra se venda como churros. No es interés: es la hipoteca; en serio ;)

Tonterías aparte, el jueves acabé por primera vez de leer el título antes mencionado. Sí, sí, como lo leéis: la primera vez que me lo leo; esto es: llevo el libro en la bolsa, lo saco en el trayecto del cercanías, en mis ratos libres tras la comida, en el sofá o en la cama, y lo leo secuencialmente, sin insertar correcciones, sin unificar nombres, sin preocuparme por líneas demasiado cortas, por criterios ortotipográficos, por un quítame de aquí esa línea viuda ni nada relacionado con la producción.

Lo bueno es que, aunque me sabía casi todo el texto (exceptuando algunos capítulos más densos, más descriptivos), la lectura ha sido todo un placer, de principio a fin. He vuelto a emocionarme como la primera vez con ciertos episodios...

... y dejad de leer a partir de aquí si sois de los más suspicaces a la hora de interpretar un dato genérico como un spoiler concreto...

..., como la boda de Daenerys (que me arreboló como si estuviese... bueno, eso), la coronación de Viserys (los vellos como escarpias, otra vez), la emboscada en el Desembarco del Rey, la visión de Arya en el Gran Septo de Baelor (aún creía que Martin no sería capaz de hacer lo que hizo con cierto personaje), la Declaración de Independencia, la batalla del Vado, el nacimiento... Tantos y tantos sucesos que, cada vez que mis ojos se posan en ellos, ya sea por pura lectura, ya por cuestiones de trabajo, me arrastran y me obligan a leerlos de nuevo, eso, eso quiere decir algo.

Si no lo habéis leído, os sugiero que lo comprobéis. Pocas veces un libro me ha gustado tanto como para no poner límites a su relectura.

8 comentarios:

Toliol dijo...

¿Para cuando "Danza con dragones"? XD

Álex Vidal dijo...

Ya puedes ir buscándote una buena respuesta ya que, al fin y al cabo, a quien van a preguntar a la tienda no es a mí... :)

manu dijo...

Qué peaso novelón!

Todos tenemos mono, me temo...

Zero Neuronas dijo...

Curioso. Justo ayer (fecha de publicación de tu post) un compañero de trabajo me decía por teléfono que tenía que acabar algo que tenemos entre manos porque necesitaba tiempo libre para volver a algo que tenía que hacer IRREMEDIABLEMENTE: seguir leyendo "Choque de Reyes". Yo estoy también deseando que salga Danza con dragones, pero incluso voy más allá. Tengo ganas de que salgan todos los libros, para empezar de nuevo por el primero y leerlos del tirón.
Una delicia, sí señor.

Kaoss dijo...

No es interés: es la hipoteca; en serio ;)
Las hipotecas tienen mucho interés, también. En concreto Euribor.

Cristina dijo...

a quien van a preguntar a la tienda no es a mí... :)

Áaaaaaaaaalex, ¿para cuándo Danza?

Jo, qué injusto. Yo me pongo a leer por placer algo que lea y relea en el curro, pongamos el Código Civil, y lo único que consigo es dormirme...

Álex Vidal dijo...

Zero: como tengas que esperar a que acabe la saga, les podrás leer a tus nietos el último libro cuando salga de novedad ;)

Kaoss: euríbor, míbor, ceca y alguno más :P

Cristina: pregúntale a Antonio, que también danza por aquí :)

Helena dijo...

Ay, sí, cómo engancha! Y cómo me gustaría hacer una mega contada de Canción de hielo y fuego en... pongamos la Fageda d'en Jordà durante un fin de semana entero.