lunes, julio 23, 2007

El verano del Summercase (1.ª parte)

All those ... moments will be lost in time, like tears...in rain.


No llovió precisamente el fin de semana del Summercase, pero antes de que aquellos momentos de un fin de semana mágico se desvanezcan... bien, para eso creé este cuaderno de bitácora. Por desgracia, los recuerdos son por naturaleza imprecisos, falsos si nos atenemos a un criterio restrictivo de lo que sería un registro temporal (sólo al alcance, por el momento, de las grabadoras de vídeo, y según y como ni aun así), así que, como todo en esta página, las impresiones están tamizadas por el punto de vista del autor de estas líneas, para bien o para mal.

Y es una pena, insisto, porque fue un fin de semana memorable, de aquellos que te gustaría revivir cada poco tiempo. Como el primer beso, el paso de una estrella fugaz o aquel verano de ligue ocasional. Momentos que se pierden con el tiempo...

... pero démosle una patada en el culo a la melancolía musical, pues los grupos que acudieron a la cita están más que vivos (bueno, si quitamos The Jesus and Mary Chain y O.M.D., que me huelo que no están para demasiadas alegrías).

Viernes a las 18.05h, preso de una impaciencia netamente irracional, arrastro a Nuria hacia la entrada del recinto del Fòrum bajo un sol de justicia. Hubiese danzado por lluvia, pero no me sé los pasos. 18.15h, más o menos: pasamos el primer control; revisión de mochilas y tal. Aparece el primer signo de desorganización: un personaje, megáfono en mano, vocifera que la puerta de la derecha es para abonos, y la de la izquierda es para pases de un día. Cuando llega mi turno, le pregunto al segurata si podemos pasar con el abono, y le muestro la entrada, adquirida a través del Tel-Entrades. El segurata me responde, con una sonrisa sardónica, que eso es un abono. Le repito que si puedo pasar, que... No me deja acabar la pregunta: "Aquí pone abonament, és que està en català." Ya, como si yo fuese de Bosnia-Herzagovina. Golpecito amical en el hombro y empujón pa'entro. Maldigo el día en que, en mi código genético, mis padres omitieron el don del habla. En fin. Segundo control: jovencitos de la organización que pasan las entradas por un lector de código de barras... Y nuestras entradas no disponen de esos códigos. ¡Casunlolla! Si compré los abonos el primer día en que se pusieron a la venta y en un puesto autorizado. Le muestro las entradas. Efectivamente, nos mandan a una cola de una cincuentena de personas que esperan bajo el susodicho sol de justicia ante una única ventanilla que canjea las entradas previa comprobación. Comprobación que, como os podéis imaginar, no es cosa de dos segundos. Así que pasamos casi una hora en la cola, y eso que llegamos nada más abrir el recinto; a saber cuánto tardarían en canjear todas las entradas. Suerte, además, que llevaba el comprobante de la compra porque, por lo visto, los abonos adquiridos a través del Tel-Entradas no eran nada fáciles de comprobar, a tenor de los compradores a los que pidieron mantenerse cerca de la taquilla mientras la esforzada taquillera seguían canjeando entradas.

Así, pues, me perdí la actuación de Fionn Regan, la única que, por cuestión de solapamiento de horarios, tenía intención de ver en la carpa de la Terminal N.

Mientras esperábamos a que asomasen por el recinto Juanma, Jordi y Kaoss, Nuria y yo nos sentamos en las gradas de la Terminal E, coronada por el mar de fondo, para ver a The Hidden Cameras. Al ser el primer grupo cabeza de cartel del festival no le hizo justicia: empezaron la actuación con las gradas a medio ocupar y la explanada muy holgada para los asistentes. Una lástima para un conjunto con un sonido nítido, a medio camino entre el folk yel pop à la Belle & Sebastian, que salen a divertirse (siete músicos y un entertainer más seco que una mojama, tocados con capa y capucha como espermatozoides tamaño XXL, saltando y coreando sin un respiro) y a divertir a la audiencia. Así que, al acabar su set, Joel Gibb espetó un "Hey you, those on the seat, get up your fucking assess and come down to dance" antes de atacar "Ban Marriage". Dado que Juanma puntuó las actuaciones en su bitácora, no voy a ser menos en este crossposteo.
Hidden Cameras, 13/07/2007, 19:20h, Terminal E: 8,0



Una de los grupos que más gente congregó al inicio del crepúsculo barcelonés eran Editors, aunque a mí, su sonido excesivamente lánguido y pesado no me convence, así que convencí a Nuria para ir a ver a Guillemots. Su álbum Through the Windowpane es una mezcolanza exquisita de melodías delicadas, armonías jazzísticas, visceralidad a medio camino entre el blues y el ragtime y toques sinfónicos -aunque a partir del último tercio las composiciones se tornan más difusas y mediocres- que hacen de este combo una de las atracciones más exóticas del festival. Para mi sorpresa (y para decepción de Nuria), el sonido en directo es contundente, más visceral si cabe y sin concesiones. Fyfe Dangerfield aporreaba el teclado como poseído por el espíritu de Jerry Lee Lewis (que el rock conserve por muchos años aún en este mundo) y su potencia vocal me recordaba a un Peter Gabriel dejado de tonterías. Por desgracia, el sonido fue mucho más infame si cabe que en el de Hidden Cameras, estropeando gran parte de la rica textura musical. Para mí, el descubrimiento musical del Summercase... del sábado.
Guillemots, 13/07/2007, 20:45h, Terminal S: 8,5



Tras el concierto nos encontramos con Juanma, Jordi y Kaoss, nos tomamos la primera cerveza y esperamos en el exterior de la "carpa del infierno" a que apareciese la dama del indie...

(continuará)

Powered by ScribeFire.

7 comentarios:

Ferio dijo...

The Jesus & Mary Chain fueron una vergüenza, pero OMD hicieron uno de los mejores conciertos que recuerdo en mucho tiempo (al menos en Madrid), y te aseguro que intento ir a todos los conciertos de grupos similares a los que puedo.

Álex Vidal dijo...

Eso había escuchado de OMD, pero a esa hora coincidían también los Air, y decidí ir a escuchar a los franceses. Aunque ya lo comentaré más adelante ;)

Juanma dijo...

Cielos, lo dejas en un cliffhanger. :-P

Me encanta la manera en que nuestras críticas se complementan.

Fíjate, en ningún momento nos planteamos quedarnos a OMD, y eso que casi estábamos viviendo en la primera fila de carpa.

Espero las siguientes crónicas del Summercase. :-)

Tinuviel dijo...

Como habías comentado en un post anterior que irías al Summercase, estaba esperando tu crónica y ya tardaba, jejeje. Yo también estuve por allí.
Que penita lo del sonido y la carpa de Guillemots. A mí me gustaba su música pero al llegar y oír lo atropellado y confuso que se oía (me pone de los nervios ver que alguien está tocando un contrabajo o haciendo coros y ni oírlos como pasaba con Sigur Ros el año pasado en aquella misma maldita carpa), me fui a las tres piezas. No puedes poner a alguien con tantos instrumentos en esa carpa, pon a Soulsavers que se oían de miedo con el pedazo de voz de Mark Lanegan o tres tíos tocando la guitarra.
A mí lo de Jesus and Mary Chain me pareció soporífero, casi tanto como Bloc Party (bueno, eso era más bien ruidoso). En cambio, a mi Editors si que me convenció, sobre todo por la voz del cantante. Además, el segundo cd me está gustando bastante.
Supongo que comentarás más, así que me guardo mis opiniones sobre otros conciertos para más adelante. Pero destacar el concierto de Arcade fire, la sorpresa del divertido directo de Whitest boy Alive, la piel de gallina con Soulsavers, la emoción y la elegancia de Perry Blake o la sorpresa ante el enérgico directo de Phoenix. Ah, y después de ver a Jarvis en diciembre, repetí por mis acompañantes y me lo volví a pasar en grande ^_____^

Tinuviel dijo...

Ah, yo también tuve problemas con las entradas y tuve que hacer la cola de comprobación. En cambio, a mi hermana la dejaron pasar y habíamos comprado los abonos juntas. ¿Cómo se explica eso?

Álex Vidal dijo...

¿Se les acumuló una cola del copón y hubo un conato de motín violento? Lo cierto es que, hasta las siete, nos comportamos con un estoicismo digno de un juez estrella... ¡Uy!, qué ejemplo más poco adecuado... ;)

Stay tunned, more Summercase soon

Charlotte dijo...

Fuiste al Summercase... te odio :(